Avada Kedavra : Maldición Imperdonable Nº3

noviembre 16, 2014

Ya han pasado varios años desde que la escritora J. K. Rowling nos sorprendiese con el primer volumen del joven mago Harry Potter, “Harry Potter y la piedra filosofal”, en este libro podíamos entrever como un joven huérfano de un barrio residencial de Londres, Privet Drive, vivía al margen de su naturaleza real, y no es hasta los 14 años cuando descubre que sus padres no murieron en un accidente de tráfico como sus tíos Muggle, “Personas no mágicas”, le habían hecho creer hasta el momento, sino que habían sido asesinados por el mago más despiadado que había existido jamás, Lord Voldemort, o como se refieren a lo largo de los primeros libros, el que no puede ser nombrado. Pronto descubrirá de las manos de Hagrid la existencia del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, y que no es el único con poderes mágicos. Aunque sus tíos intentan resistir que el joven Harry emprenda su viaje, al final no les queda más remedio que rendirse a los acontecimientos.

A lo largo de todos los libros se nos van mostrando diferentes lugares que hacen despegar nuestra imaginación, El Callejón Diagon situado en la trastienda del Caldero Chorreante, es donde todos los magos hacen sus compras, cómo olvidarnos de Olivander, ese sitio lúgubre donde Harry obtiene su varita, que para sorpresa del vendedor, es gemela de la varita del que no puede ser nombrado, artífice de la marca en forma de rayo que el joven mago tiene en su frente. También está Gringotts, el banco mágico, primero por la piedra filosofal y posteriormente por los horrocruxes llevarán a nuestro personaje a aventuras espectaculares. Pero el joven mago no está solo en su aventura y es gracias a sus amigos que muchas de las situaciones que se plantean a lo largo de los libros finalizan de forma positiva. Hermione Granger, una sabelotodo de padres muggle que aportará a Harry la cordura necesaria para sobrevivir a lo que la historia les tiene preparada, esa lucha entre el bien y el mal; Ron Weasley, su infatigable amigo, que desde la primera vez que se ven en ese memorable andén 9 ¾ con el Expreso de Hogwarts de fondo nunca se separarán.

934

De la adaptación cinematográfica cabe destacar que ha sido un medio para que los rezagados tengan un concepto bastante aproximado del mundo de Harry Potter, pero lo que sí que os recomendaría que si tenéis tiempo y no visteis las películas o habiéndolas visto, os leáis los libros y soñéis, para después poder juzgar esos sitios que en vuestra mente eran de una manera y que la película los hace realidad de otra.

howarts

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.